Blogia
pepe-cerda

Del dinero.

Nadie parece saber exactamente qué es eso del dinero. Ya no representa al patrón oro, ni pone ya en los billetes aquello de: “el Banco de España pagará al portador...”, que nos hacía confiar a los usuarios que detrás de aquellos papeluchos arrugados había algo tangible que los avalaba.¡Los avalaba, ni más ni menos que los lingotes de oro guardados en el Banco de España!. Podíamos estar tranquilos, ese papelucho podía canjearse por los gramos de oro que fuesen en cuanto nos presentásemos ante el cajero del Banco de España y lo exibiéramos. Ahora, que el dinero ya no lo avala ni nadie, ni nada salvo la "confianza", a base de apalancamientos y artificios financieros se ha gastado mil veces más del que teóricamente debía de haber. ¿Saben que tanto por ciento de la economía mundial era el año pasado de origen productivo?. ¡El ocho por ciento!. O lo que es lo mismo: sólo el ocho por ciento del teórico dinero se había ganado trabajando, modificando materias primas y construyendo bienes de consumo. El resto, el noventa y dos por ciento, era el resultado de la astucia de los trileros; ¿dónde está la bolita? decían los agentes del sistema financiero, al tiempo que se reían de los empresarios tradicionales y les mostraban como ellos en un sólo día ganaban lo mismo que los empresarios en toda una vida de esfuerzo y tesón.

 Ahora se ha descubierto que el dinero "ganado" así, que ese dinero sin sustancia, que ese noventa y dos por ciento de la masa monetaria no vale nada, no existe. Para arreglarlo los gobiernos le darán a la máquina de hacer billetes, o ni eso, borraran de los ordenadores los apuntes contables y ya está. Mejor dicho ya estará para ellos, para los que nos han metido en este lío y sa van de rositas. Porque para los que han andado justos con su salario, ahora que ya no lo tienen el dinero, aún sin saber lo que es, es una cosa importantísima. Es más: es este dinero de origen productivo- el ocho por ciento- el que ha de pagar el desastre ocasionado por el otro noventa y dos por ciento.

El dinero como el amor se sustancia verdaderamente en la ausencia. Cuando se tiene es casi nada. Del mismo modo que es casi nada el aire que respiramos. Es algo natural que cuando se tiene se entiende casi como un derecho. Se respira y se vive, se trabaja y se tiene dinero. Es simple. O mejor dicho era simple hace cuatro días.

En París un amigo judío propietario de una estupenda colección de cuadros, con Picassos incluidos, y muchimillonario me dijo una vez: 

 

-Desengáñate Pepe. El dinero no tiene ninguna importancia. Lo que es verdaderamente importante es la cantidad.

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

5 comentarios

Carlos Miragaya -

Amigo Pepe Cerdá:

Hace mucho que no he venido a ti, aquí. Hoy sí. Sí. Del dinero. Don Dinero. De ello justamente trátase, en lo relativo a lo Cultural & Co.

Julio Tejedor -

Ay, ay! ¡Es todavía peor! Lo que no existe es el dinero mismo. El negocio bancario es un negocio piramidal. Los bancos sólo están obligados a guardar una parte del dinero que los clientes depositan en sus oficinas... nuestros ahorros. El resto lo prestan o lo dedican ellos sabrán a qué menesteres. El caso es que pasa a otras manos que, a su vez, vuelven a entregarlo a otro banco que, de nuevo, retiene lo que la ley le obliga a reservar y vuelve a prestar o lo que sea el resto... y así sucesivamente. Esa parte que el banco ha de guardar es el coeficiente de caja, que en España creo que es un de un dieciocho por ciento (dejando al margen matices sobre remuneración de esos fondos). O sea, que el resto es dinero que genera dinero... dinero que no existe salvo en apuntes contables, puritita pirámide financiera.
Pues bien. No tenían bastante con este negocio, piramidal aunque legal, que tuvieron que inventar otros, los famosos derivados, construidos sobre los préstamos hipotecarios. Funcionaban de manera parecida y, en el fondo, los préstamos hipotecarios venían a funcionar como el dinero reservado conforme al coeficiente de caja. Cuando los préstamos hipotecarios fallaron la pirámide empezó a venirse abajo. Y en eso estamos mi querido pintor, cayendo...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

xime -

Vuelvo a casa después de estar ingresada, todo ha ido muy bien. Cuando sales del hospital es como si le hubiesen dado una sacudida a tus prioridades, valorando la salud, tu familia y amigos, unas birutitas de jamón serrano... y lo de la crisis se te queda lejano, claro hasta que llegue fin de mes y ya vuelvan a sacudirse las prioridades otra vez... y el dinero escale a toda velocidad. Pero volver a entrar en tu blog y ver que sigues ahí dando guerra es muy reconfortante. Gracias .

josé -

http://www.luisprada.com/Protected/que_es_nesara.htm

LuisPi -

Veras Pepe y Demás como los americanos de USA pagan su deuda totalmente, eso si devaluando el dolar hasta donde haga falta, pues asi los USA se volveran más competitivos, y además todos los que tienen CANTIDAD de dinero se iran corriendo a USA a comprar a precio de saldo (con la devaluación), eso será la inyección de liquidez en el mercado americano. Y sino al tiempo, que pone las cosas y a las personas en su sitio.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres