Blogia
pepe-cerda

Villamayor

Villamayor. Día templado y soleado de otoño. Ayer bebí un poco más de la cuenta. Comí con Broto, que expone la semana que viene en Barcelona, y, por la noche, cena con unos cuantos buenos amigos. Larga y divertida sobremesa. A las cuatro y media de la mañana vuelta a casa.

Me ha despertado el teléfono. Se me había olvidado que había quedado con el director del Diario del Alto Aragón para que me hiciese una entrevista que acompañará una lámina de un cuadro mío que regalan esta semana. He intentado fingir que estaba despejado y despierto desde hacía rato, pero creo que no lo he conseguido. En fin, no me acuerdo muy bien de lo que le he contado, esta semana lo leeré.

Ahora, a las dos y diez, se supone que debería estar trabajando. Pero este estado de semigracia que da la resaca más el paracetamol es peligrosísimo para la pintura. Se tiende a pensar que todo está quedando bien y te dejas llevar por la languidez, y se suele hacer un desaguisado, que , luego cuesta mucho reparar. Por esto, en este estado, prefiero darles a ustedes la paliza y contarles mi vida. Ya perdonarán.

Hoy es un día de los que habría que aprovechar para vagar sin rumbo por los Monegros. La luz cae límpida y dorada a través de la recién fregada atmósfera que la lluvia de estos días ha dejado.

Vagar escuchando música de Tom Waits y con alguien querido que guarda silencio a tu lado.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Fernando -

En ese estado de gracia de la resaca+paracetamol comprendí el cálculo infinitesimal de primero de carrera, (ya estaba en segundo cuando esto pasó). Quizá sea malo para el arte pero bueno para la reorganización de la capacidad de análisis mental. Que tiempos.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres