Blogia
pepe-cerda

Dietarios

Siempre he leído con gusto los dietarios, o diarios, o como quiera llamársele al gusto por explicar y explicarse el devenir de la vida jornada a jornada. He leído los de Trapiello, los de Pániquer , los de Plá, los de Warhol, los de Haring y muchísmos más.
En todos se hace ostentación de una falsa sinceridad. Todos ellos se saben importantes, o lo que es lo mismo impostores, y se presentan al mundo con la tramposa humildad de los soberbios. Son en definitiva intelectuales o artistas explicando su mundo y sus obsesiones a la posteridad.
El blog es otra cosa, aún siendo la misma. Se escribe, como en los dietarios, día a día y se lanzan al mundo las obsesiones, los miedos, las impresiones, las soledades y todo lo que se quiera, pero desde la inmediatez onanista y anónima. El escritor de blog se sabe insignificante, no se cree elegido por la sociedad para “pensar o crear en su nombre”como insensatamente se creen los próceres de la cultura. Esto le hace libre y leve, para decir y para volar. Desde que leo otros blogs ya no leo dietarios impresos y se me ha abierto un mundo, el mundo de los hombres y mujeres que dicen lo que les pasa, y lo dicen “de verdad”. Este ejercicio raramente se produce en la vida diaria.
Leo con gusto el de Nicolás,divorciado con hijos que dice que gusta pasar desapercibido; el de Susana, joven arquitecta en Asterdam, que goza y sufre su estancia allí, supongo que haciendo el proyecto fin de carrera, el de Dama de agua, a la que supongo más instalada en Bruselas, el de Teresa ( que lo tengo linkado aquí al lado) del que no sé si me gustan más las fotos o los textos, y el de tantos como quiera.
Esto es la red, cualquiera puede decir, y al hacerlo prueba que todos los humanos somos exactamente igual de geniales.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

6 comentarios

bruja de chocolate -

Nunca he escrito un diario. De niña los empezaba pero lo dejaba a los dos o tres días. Me parecía muy aburrido contar las cosas que te ocurrían cada día, no eran tan emocionantes como las que leía en los libros. Me hubiera gustado escribir un diario fascinante como una novela, pero la vida de las gentes normales no tiene un contenido novelesco. O quizá todo depende de la manera de contarlo, o de la valentía de desnudarte en tus escritos. Eso por no hablar del esfuerzo de escribir cada día algo mínimamente interesante. Os admiro a los que tenéis esa constancia. Siempre he escrito en papeles aislados, ahora en documentos de word que se almacenan con más o menos orden en mi disco duro, relatos inconclusos, principios de novelas, cuentos infantiles...Me gusta escribir, intento ser (¿o soy?) escritora. Quizá debería animarme a eso del diario ahora. Nunca es tarde para comenzar la vida. ¿Pero eso de colgarlo en la red y que lo pueda leer cualquiera... Siento cierto pudor ante mis sentimientos expuestos...

julio josé ordovás -

Una primera cosa: Pla no se acentúa. Una segunda cosa: menos tontería:el que cuenta por escrito su vida y no lo firma es un cobarde, sencillamente.Y una tercera: todos, el diarista y el blogista, somos igualmente onanistas y vanidosos. Pero quizá los diaristas seamos menos hipócritas.

Nicolás -

Hombre, pues muchas gracias. yo también leo con mucho interés tu "blog". Para mí también ha sido un descubrimiento saber que hay vida inteligente. Siempre lo había sospechado, pero algunos "blogs", como el tuyo, me lo ha confirmado.

Para mí también es importante el anonimato. No sólo porque tengo una vida pública que no quiero que se vea afectada por lo que escribo ... sino también porque quiero evitar caer en la tentación de los diarios que citas (sólo he leído a Plá y me parece imprescindible)que sí, es la soberbia intelectual o, para usar otro término, la vanidad, vanitas vanitatum et omnia vanitas, que poco a poco va tiñendo todo lo que se escribe y hace que primer el deseo de epatar intelectualmente sobre la honestidad e incluso la originalidad y frescura de lo que se escribe.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Dama de agua -

Un honor estar en este artículo, caballero.
Instalada, sí, en una semana cumpliré mis ocho años en Bruselas.
Y..., jajajajja,tiene usted fatal mi dirección!

Teresa -

Que alegría leer tu post, y sí, tienes toda la razón, cualquiera puede decir, es lo mejor que tiene la red... aunque no puedo evitar sentirme tan pequeña a tu lado, como una pipa de calabaza.
un saludo

Pepe Cerdá -

Llevo un rato intentando hacer bien los enlaces, sin ningún éxito. En cualquier caso se puede acceder a ellos a través de la página de Teresa. Mañana lo intento más.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres