Blogia
pepe-cerda

Olvidada certeza.

Olvidada certeza.

Hoy he tenido íntima conciencia de una, de tan obvia, olvidada certeza; y es esta: hace casi cuarenta y seis años que estoy en el mundo.

Hoy, alrededor de las seis de la mañana, en un hotel de Urdós, en la Francia vecina, me ha despertado un sueño, el sueño de mi vida a cámara rápida. He abierto los ojos y me he sobrecogido con la imagen de la ladera arbolada a la luz de la luna que enmarcaba la ventana de enfrente de la cama. Sin ninguna razón para ello, me ha parecido una imagen terrible, aterradora, la imagen del implacable paso del tiempo. Lo he sentido en la carne y me he desvelado.

He pensado que hace ya más de dos años, casi tres que escribo en este estúpido blog, que hace ya diez que moría Lady Di en el puente del alma y yo dejaba París; que hace diecinueve que salí de la Casa de Velázquez de Madrid, que hace veinticinco que pintaba aparatos de feria en el polígono industrial Cobo Calleja, entre Pinto y Valdemoro, cerca de Madrid, que hace veintisiete que entraba aterrado en el cuartel de aviación para hacer la mili, que hace treinta y uno que me recomendaron no seguir en el colegio de los Escolapios de General Franco, que hace treinta y nueve que volvía con mi familia de Torremolinos y que hace unos cuarenta y tres de mis primeros recuerdos, que son paseos con mi abuela por los jardines del hospicio, hoy Diputación General de Aragón.

He pensado que dentro de muy poco me harán una inoportuna e impertinente fiesta sorpresa para festejar mis cincuenta y han pasado fugaces por mi mente todas las fiestas sorpresa para cincuentones a las que he asistido, que ya van siendo unas cuantas, y he sentido un pellizco en el alma.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

6 comentarios

Gatopardo -

No falla: se empieza por firmar un contrato en exclusiva con una dama, luego por pegarse menos juergas, perder menos tiempo divagando relajadamente, luego se deja el tabaco, después el café y los excitantes, luego se hace un régimen para adelgazar cinco Kilos, y cuando ya lleva uno años haciéndose la puñeta, vas y cumples 50 y caes que lo que te ocurrió es que has pasado la crísis de los cuarenta.
Nada que no se cure con los años

alicia -

Me alegro que nacieras, y de conocerte, te felicito. Un beso

j. -

Y a pesar de todo qué bien has salido,condennao
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Luis Augusto -

¿ y lo bien que te lo has pasado en todos esos momentos que describes? A hacer puñetas la nostalgia y a mirar hacia delante...Sólo importa hoy y un poquitín chiquitín mañana.

manuel allue -

Un texto estupendo. De todas formas, felicidades.

Teresa -

Alegría Pepe! que lo importante es ir cumpliendo años... así que felicidades :)

un beso
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres