Blogia
pepe-cerda

No consigo prestarle atención.

Soy incapaz de prestarle atención.

Su voz me suena como la de los escolares cantando la tabla de multiplicar,

como la máquina de coser a pedal de mi madre, como el átono canto del cura en la misa, como los partidos de fútbol oídos por la radio con la angustia de los deberes sin hacer el domingo por la tarde.

No puedo prestarle atención, y mira que lo intento. Le oigo, pero no consigo saber de qué me habla. Sólo le veo gesticular, mover los labios, como en las películas de cine mudo. Disimulo, pongo cara de interés, hago como que le escucho...

Pero no; no consigo prestarle atención.

Hoy como cada día lo volveré a ver, y como cada día me contará no sé qué y yo le atenderé sin enterarme, como cada día...

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

alicia -

Me gusta como lo has contado, he leido despacio, y me quedo con la sensación de querer seguir leyendo, que me cuentes más, parece como si hubiera de fondo una historia sin terminar. Te digo al oido que a mi me pasa con mi marido, y pienso, la próxima vez me enteraré de lo que me habla, pero al hacerlo, salimos discutiendo. Besos
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Teresa -

Bueno, si no se da cuenta no es grave... yo a veces aprovecho para hacer unos viajes astrales, estupendos XD
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres