Blogia
pepe-cerda

Santiago Rusiñol

Santiago Rusiñol

Santiago Rusiñol.

 

Ando leyendo la biografía que escribió Pla de Santiago Rusiñol en 1942. Como soy pla-adicto les ahorro el comentario sobre el libro ya que no sería objetivo. Por otra parte la casualidad ha hecho que se haya inaugurado una exposición de Rusiñol en el Museo Camón Aznar de Zaragoza esta semana. Ayer me fui a verla.

Ver la exposición de un pintor al tiempo que se está leyendo su biografía es una interesante experiencia. Se podría decir que se ve más, con más sentidos. Lo primero que constaté y que me aplico para mí como lección, es que no le tenía pánico a los verdes. El pánico al verde es una carácterística común de la mayoría de los pintores españoles de todos los tiempos. Los pintores españoles son sobrios y pintan con pardos y ocres.

Aún retumban en mi cabeza un par de refranes de pintor mil y una vez escuchados a mi padre.

Decían así: “Dónde no veas color; mete negro sin temor”; “Ocres y sienas, a manos llenas” y el que ahora nos interesa: “Los verdes; ni sacarlos del cajón”.

Sólo he visto a tres pintores españoles usar los verdes sin complejos  y con excelentes resultados. Estos son:  Beruete, Sorolla y Rusiñol. Pero Rusiñol va mucho más allá que los otros.Rusiñol emplea los verdes tal y como salen del tubo. Cada uno de sus cuadros roza lo chabacano pero no llegan a serlo y le quedan estupendamente bien. Si hubiese sido un pintor francés hubiera estado cerca de los “fieras” pero como sólo era un burgués catalán y por lo tanto profundamente afrancesado no le hicieron ningún caso en Francia dónde iban a preferir al salvaje Picasso pero esta es ya otra historia...

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

Perico -

Es verdad. No se quien le ha dicho a este tio que escriba. Escribe con el culo. Para enterarte de lo que quiere decir hay que leerle un par de veces.
!Vuelve al colegio y aprende!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

jose manuel garciadonado -

Ciertamente, aunque admirador de Pla,no estamos ante un prodigio literario,sino mas bien ante un claro ejemplo de torpeza literaria...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres