Blogia
pepe-cerda

Miedo

Tengo miedo. Hace ya tanto tiempo que tengo miedo que ya casi no me doy cuenta. Me pregunto si a los demás les pasa lo mismo. Supongo que me refiero a eso que llaman los psicoanalistas angustia vital y quiero pensar que a los demás les debe de pasar algo parecido. Pero nunca podré saberlo.
Lucrecia Borgia tenia grabada en la cabecera de su cama esta frase: “Sin esperanza, luego; sin miedo”. Puede que esa sea la solución. Dejar de esperar, dejar de temer...Parece fácil.
De lo que ya no me acuerdo es de qué tengo miedo.
Temí, cuando joven, por mi futuro, o mi porvenir, como decía mi Madre. Pero ahora, que para bien o para mal, el futuro ya está aquí, no parece que haya razón para respetarlo
Temí, también al fracaso sin saber muy bien en que consistía tal cosa, ahora con mil y un fracasos en mi haber sé que no es para tanto.
Temí, así mismo, a la precariedad, pero después de tantos años en “precario” sé que es una forma de estar como cualquier otra.
Ahora temo a la enfermedad y la decrepitud que parece ser nuestro cierto futuro, pero nada puedo hacer para evitarlas.
Ahora que sé que el temor al fracaso es lo que nos hace fracasar, quiero dejar de temer, pero no parece depender de mí.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

13 comentarios

alicia -

Querido Pepe,me gusta que hables de sentimientos. ¿que dirias del desencanto?

Anónimo -

Pepe Cerdá -

Muchas gracias a todos:
A Antón porqué le sé como yo me intuyo y por quererme como yo le quiero. A io por que sin él esto no sería ni parecido, y por tomarse la amable molestia de corregirme la ortografía, que falta me hace. A Teresa por leerme con las mismas ganas que yo le leo a ella. A Mariano por aprender a sunar.
Y a todos los demás por hacer esto posible.

G -

«Per me si va ne la città dolente,
per me si va ne l’eterno dolore,
per me si va fra la perduta gente.

Giustizia mosse il mio alto fattore:
fecemi la divina podestate,
la somma sapïenza e 'l primo amore.

Dinanzi a me non fuor cose create
se non etterne, e io etterno duro.
Lasciate ogni speranza, voi ch'intrate».

(Dante Alighieri, Divina Comedia, Inferno, Canto III, versos 1-9)
Tengo la impresión de que Lucrecia Borgia sabía bien donde estaba.

Anónimo -

Para contradecirme olímpicamente, y porque me ha gustado el texto y esta nueva deriva de poesía de las entrañas en la que te adentras, me permito apuntar algunas sugerencias ortográficas, para el más decoroso salto a la posteridad de este retazo de tu bajovientre:

-"Lucrecia Borgia tenía" (la tenia es otra cosa, que igual también tenía).
-“Sin esperanza; luego, sin miedo”.(es un proponer, eh?)
-"Temí, también, al fracaso, sin saber muy bien en qué consistía tal cosa. Ahora con mil y un fracasos en mi haber sé que no es para tanto."
-"Temí, asimismo, a la precariedad, pero después de tantos años "en precario" sé que es una forma de estar como cualquier otra."

Tener el coraje de expresar un sentimiento quizás sea la única forma de ser hoy verdaderamente revolucionario.

(io)

Antón Castro -

El miedo es mi estado natural. El miedo a todo: a no saber podar un árbol, el miedo a no saber escribir nunca más (en caso de que hubiera salido alguna vez), el miedo a volver a la ciudad, el miedo a abrir el ordenador, el miedo a no volver a publicar nunca, el miedo a los amigos, el inmenso miedo a mí mismo que es la antesala inicial del miedo.

Me ha conmovido tu texto. Es precioso y estando tú en muchos textos con tu enorme sabiduría, aquí te veo de una forma que nunca te había visto: desnudo, altísimo, temblando, como habría dicho Pedro Salinas.

Un gran abrazo.
De todas formas, el fracaso, como la vida interior, no existe. A.C.

Gracias por el blog y por ser así, fieramente antidogmático...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

sensacional ; ) -

cosas como esta justifican esta brasa de la web, querido Pepe, qué bueno, y Teresa, besos

m ; )

a veces escribo pero se me olvida esa mierda del dos y dos cuatro

en general no compensa sumar dos y dos

Anónimo -

SMELL THE FLOWERS WHILE YOU CAN

(io)

lamisma -

Me ha sorprendido, Pepe, tu texto, esta vez mas intismista, pensé que no exponías tus sentimientos, y quizá son los mismos para todos, pero poco compartidos. No se, por eso a mi me gusta hablar del deseo, de desear, aún mas, del placer, pues, no es éste, lo contrario al miedo?

Teresa -

Temer es una reacción natural, espontanea, y al vencer un miedo, aparece otro, pero aprendí tanto de mis miedos, que más que desear que desaparezcan, lo único que quiero es encontrar siempre las fuerzas suficientes para enfrentarme a ellos...
Y creo que si depende de mí, aunque a veces también me gustaría pensar lo contrario...

Perdón por extenderme tanto, pero me ha sorprendido tu post... a veces creemos que los demás no le temen a nada!

Luis Augusto -

Enjoy the Day.
Carpe Diem

caruso -

dime una cosa: ¿tú crees que sin ese "miedo" seguirías pintando? es más: ¿lo habrías hecho alguna vez?

Teresa -

Justo ayer pensaba en eso, viendo una película asomó la cabeza un miedo que intuía pero no podía reconocer... El miedo a perder la felicidad, que ahora siento.
Supongo que estamos programados para el miedo, para creer que todo debe torcerse, que algo malo nos acecha, que lo bueno dura poco...
¿Perder la esperanza? Puede que sea una buena opción, pero prefiero convivir con el miedo, a veces, incluso haciéndole un poco de burla, me deja sola por unos días...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres