Blogia
pepe-cerda

Degas

Degas “Un cuadro requiere tanto engaño, mentira y falsedad como la perpetración de un crimen. Se pinta a base de embustes y luego se añade un “toque” natural.
El artista no dibuja lo que ve, sino lo que tiene que hacer ver a los demás. Un pintor sólo podrá llegar a ser bueno una vez que consiga dejar de ser consciente de lo que hace”
Edgar Degas

Que tremendamente difícil es pintar cuando la mano no quiere dejarse ir. Y que insultantemente fácil es cuando a ella le da la gana, cuando uno ya no está.
No hay peor compañera de viaje para un pintor que su inteligencia, siempre tan cobarde, tan precavida. El trabajo fundamental de un pintor es esperar trabajando a que la mano desobedezca a la cabeza, que vaya un instante antes que su pensamiento. Esto, dicho así, parece una cuestión baladí, pero los que han pasado por este trance saben de lo terrible que es intentar hacer algo que no se sabe como se hace y que cuanto más se intenta más se destruye y que cuando ello quiere, inesperadamente, florece. Pero para que esto ocurra se ha de estar solo, tenso y expectante en el taller el tiempo que haga falta y sin darle demasiada importancia.
Por esto Dalí, que no dijo jamás una tontería, a pesar de la opinión generalizada, afirmó:

-Yo soy un mal pintor porque soy demasiado inteligente. Para ser un buen pintor es mejor ser un poco tonto”
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

12 comentarios

Carmen P. Ramírez -

Me alegra encontrar foros que hablen de pinceladas de pintura. Oficio difícil donde los haya. Oficio quizá a extinguir o a pasar desapercibido entre tanto espectáculo de calle. y es que pintar y hacerlo bien, y verlo es patrimonio de pocos. Pero ahí estamos dando la vara, que no es poco.

otro -

MUY BIEN DEGAS. AHORA, A POR OTRO, QUE LLEVAS DIAS SIN ESCRIBIR.

jb -

Hay tantos pintores y expresiones pictóricas que resulta difícil aglutinar corrientes y generalizar sin equivocarse. La pintura ha pasado y seguirá pasando por diferentes formas de expresión, que estarán influidas por diversas modas de la época, a excepción de alguna genialidad que logrará impulsar su propia corriente artística. Generalmente los trazos del comienzo de la carrera del pintor buscan más una visión realista de lo se percibe. Conforme pasa el tiempo el criterio del artista va creciendo y las pinceladas desean plasmar un mundo interior cultivado y más creativo que pugna por ser él mismo. Cuando observas pintura encuentras grandes dibujantes sin imaginación, otros que te hacen soñar con un par de trazos, genios de gran técnica que te apabullan con un lienzo... Goya decía que "la fantasía abandonada de la razón produce monstruos imposibles: unida con ella es madre de las artes y origen de sus maravillas." Según dices, Pepe, la inteligencia nos hace cobardes y precavidos. Su tarea es entender, comprender y razonar la información que nos va llegando, aunque muchas veces arte es instinto, genialidad, abstracción de la realidad...

Anónimo -

De acuerdo, aunque los arquetipos se los lleva el viento... A mí lo que más me molesta de cualquier Bacon "en directo" son los dichosos cristales que les ponía a todos sus cuadros.
En cuanto a Dalí, creo que representa todo lo que no debe ser la pintura si quiere mantenerse como un lenguaje válido para este siglo. (io)

Pepe Cerda -

Yo también he leído el libro de conversaciones con Bacon, pero mi edición es de bolsillo y no salen ilustraciones. Bacon, más que un pintor, es un buscador de imágenes con una técnica bastante limitada, por eso sus cuadros son mucho mejores vistos en reproducciones que en directo. Aprovecha el azar, como todos, pero en su caso, siempre del mismo modo, y termina, como dices, copiándose a sí mismo.
En cualquier caso, ha vestido (junto con Pollock) como pocos el arquetipo de artista de posguerra, autodestructivo y dandy, a un tiempo, y eso no es poco.

Anónimo -

P.S.:Por cierto, que en mi edición del libro de conversaciones con Bacon aparece reproducido, curiosamente, otro pastel de Degas, cuya reproducción al parecer Bacon guardaba en su estudio, representando la espalda desnuda de una mujer que acaba de lavarse el pelo, y que parece el reverso del que tú has colgado de portada a tu entrada. Esta imagen ilustra de manera perfecta la cita del francés, que miente como un bellaco al resaltar la columna vertebral de la chica, de manera imposible, pero decididamente bella, para regocijo de todos. (io)
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Anónimo -

Sin embargo, Bacon exprimió hasta la extenuación este método, de una manera que, a mi juicio, tenía cada vez menos de "fortuita", hasta convertirse, al final de su vida, en pintor pompeur de sí mismo. Parece ser que su amigo Frank Auerbach ya le avisó de que lo que él atribuía a la azarosa distribución del pigmento sobre el lienzo tras lanzar contra él un trapo embadurnado de pintura no era tan incondicionada e imprevisible como a él le gustaba afirmar (muy agudo, Sylvester le pregunta en el citado libro si sería lo mismo en el caso de que fuera la persona que limpiaba su estudio quien arrojara el trapo contra la tela. Yo creo que, a la vista de las fotos, definitivamente Bacon no limpiaba su estudio). Otro ejemplo claro de todo ésto sería Pollock, pero hemos de tener cuidado para no caer en mistificaciones tipo Beuys del "artista como médium". No sigo.
Qué difícil es, en definitiva, hablar de pintura. Lo mejor es aceptar el misterio, y que el ojo disfrute.

Anónimo -

De lo poco que he leído creo que quien mejor ha descrito todo esto es Francis Bacon (en el libro de conversaciones con David Sylvester). Bacon se refiere a su modo de pintar basado en lo que él llama el "accidente": derroteros imprevisibles por los que discurre el óleo que desencadenan una imagen pictórica de mayor potencia y significación de aquella a la que se habría llegado a través de procedimientos más o menos conscientes.Esto sería claramente apreciable en casi toda su obra, siempre que nos centremos fundamentalmente en sus figuras, ya que las estructuras que las envuelven parecen pintadas por un cirujano.

José Luis -

En efecto, Pepe, Dalí nunca dijo una tontería, y era inteligente.
Enhorabuena por tu blog, lo seguiré leyendo.

Anónimo -

El pintor se vale de mentiras, de trucos, para buscar la (SU) verdad.

Con todo me gusta más la cita que el pastel. (io)

Tautina -

Lo siento, creo que olvide dejarte mi web.

Tautina -

Sentia curiosidad y asomé la naricita para ver de que iba este blog. Encantada de leerte. Un saludo.
Por cierto, Degas era un mentiroso XD
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres