Blogia
pepe-cerda

Lo sabido y lo sucedido.

Lo sabido y lo sucedido. Se cree que le mente es el instrumento para ver la realidad. Pero de esto no tenemos ninguna prueba. Es el pensamiento lo que “Es” la realidad.
El ojo, la lente, necesita de imaginación para ver. Todo lo que creemos cierto, porque lo hemos visto no es más que ensoñación, que por común, por consensuada, aceptamos como verdadera.
Aceptando esto y siguiendo por la vía del consenso podemos afirmar también, que los seres humanos sometidos a educación tienden a que se les “ocurra” lo que “han aprendido”. Esto debe de ser la causa de las ocurrencias corales que pueblan la posmodernidad. Desde la palabreria libresca con la que alimentamos nuestras ocurrencias difícilmente se podrá concebir una obra o pensamiento original.
Es sólo desde la experiencia, en el más amplio sentido del término, desde donde se puede vislumbrar algo.
Pero el trabajo por hacer para que esto ocurra es arduo. Hay que desmontar primero toda la vana palabreria que puebla nuestras cabezas desde nuestra infancia. Somos, en los países desarrollados, la primera generación escolarizada en su práctica totalidad, y por si esto fuera poco, la más bombardeada por conceptos emitidos desde los medios audiovisuales. De lo que suponemos saber, prácticamente nada nos ha ocurrido. Esto hace que nuestra ceguera colectiva sea enorme y que llamemos ignorantes a aquellos que “sólo” saben lo que les ha sucedido.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Luis Augusto -

Excelente reflexión. Completamente de acuerdo.
Lo excepcional sería que,además de exteriorizar un raciocinio tan coherente,supiéramos aplicarlo individualmente de forma natural.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres