Blogia
pepe-cerda

De la falacia del porvenir.

“Si quieres ver desternillarse a Dios cuéntale tus proyectos”.

 

Cuanto más evolucionada es una sociedad más preocupada está por su porvenir. Los planes de pensiones, las infancias y juventudes perdidas en formarse para el futuro, el miedo al porvenir, ¡el puto cuento de la cigarra y la hormiga!, y todas las milongas para hacer responsable de la desgracia al propio desgraciado que la padece. Si hubiese sido previsor, si se hubiese preparado unas oposiciones, si hubiese guardado para la vejez...murmullan reconfortadas por su despensa y sacrifico las buenas gentes ante la miseria y desgracia del que se tiró sin red, del que no le tuvo miedo a la vida.

Sin darse cuenta que la desgracia castiga a todos por igual, que temer al futuro y prevenirla no te libra de ella.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

Anónimo -

Supongo que el secreto es vivir cada etapa de la vida más o menos de acuerdo a la edad que se tiene. Tan triste me parece a mí el treintañero que ya parece cincuentón, como la cincuentona que va de quinceañera. Yo creo que es esencial el sentir que estás tú tomando las riendas de tu vida y que no son los augurios de otros "más experimentados" los que te hacen el favor de guiarte (aunque sea con todo el cariño del mundo). Es valorar nuestro instinto.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

LuisPi -

Si bien es cierto que el destino, la suerte o la no suerte, nos espera a la vuelta de esquina. Tambien lo es que las personas solidas (pero no por riquezas, posesiones, y seguros y reaseguros) tienen muchas mas posibilidades de VIVIR una vida que de promedio dura 70 años SOLAMENTE. ¿es que un ser humano solido? que se lo pregunten a los jovenes de hoy, y la respuesta es tan diferente a los que hemos superado los 40. Aqui es donde radica el problema de todo, en la INVOLUCION cultural que se esta imponiendo.

passy -

¿Has visto "La silla de Fernando"?
Al final de la película-documental Fernando Fernán Gómez explica bien por qué da igual estudiar que no estudiar, ahorrar que no ahorrar o comprarse una finca o no.

Te gustará.

Saludos.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres