Blogia
pepe-cerda

De la ventana, del muro y de la pintura.

De la ventana, del muro y de la pintura.

He estado viendo algunos cuadros de Tapiés y me han venido unas cuantas ideas a la cabeza.

 

Se podría convenir que la obra de Tapiés en  lugar de “figurar” la realidad; “es” la realidad. Para figurar la realidad y para ventana imaginaria, en nuestra época, ya tenemos la televisión. Por eso los cuadros, y los objetos artísticos en general han de ser una realidad en sí misma. Pero una realidad evocadora e inquietante, porque para realidad en “sí misma” ya tenemos el aparato receptor de televisión o la fregona. Además  de todos los cuadros del mundo que son en sí mismos, cómo mínimo, un objeto real.

 

Pero a lo que vamos: para mí los cuadros de Tapiés no son cuadros abstractos, viene a ser cómo si hiciese realismo pero a escala uno-uno. Su aportación consiste en “tapiar”(por algo se llama Tapias) la ventana imaginaria que se abrió para el arte en el Renacimiento. Esa ventana se abrió para representar el mundo; para mirar otra cosa distinta, y generalmente “ideal”, de lo que se veía desde la ventana “real” de la casa. La ventana renacentista, usada en pintura durante cuatro siglos, es sustituida (en su caso y en el de muchos otros) por el muro, por lo plano, por lo sin perspectiva, y por lo tanto sin engaño, sin trampa para el ojo, sin ensoñación posible. Es cómo si se nos dijese: “-esto es lo que hay”

 

No obstante; una vez tapiada la ventana  araña sobre el mortero recién puesto, o pone la mano, o el pie, como en el paseo de la fama de Holliwood ; o escribe unas cifras, o marca con una cruz, como los árboles que han de ser abatidos, en definitiva: deja la marca de cantero, tal y como lo hacían los constructores de catedrales o garabatea algún signo que evoque lo rupestre; lo primigenio, lo auténtico. Se trata de conseguir, de que se note, que notemos, que el que  ha tapiado la ventana es él. Que podamos reconocerle como autor y que la obra nos evoque lo que nos tenga que evocar, como es común a toda obra con pretensiones artísticas.

 Dice que le interesa mucho el arte Zen (aunque, que yo sepa, nunca ha estado en un monasterio budista pasando una temporadita). Pero esto es un asunto espiritual del que no se debe dudar; de lo que no cabe duda es de que lo que le interesa, y mucho, son los "zéntimos". 

Al contrario de la opinión más generalizada, la de que es una artista revolucionario y  rompedor, para mí  es un artista absolutamente clásico y rancio.

 

Me explico:

 Los medios empleados para su expresión han sido siempre los tradicionales: grabado, litografía, dibujo sobre papel, lienzo, óleo, tinta, arcilla, yeso, etc. Cuando incluye algún objeto en su obra este deberá estar suficientemente ajado para que subliminilmante se  asocie con una reliquia arqueológica y museable. 

Los objetos resultantes de su trabajo, ya sean cuadros o esculturas, son perfectamente ornamentales, decorativos, y se emplean para lo mismo que las obras de los artistas clásicos: conmemorar, prestigiar la casa del poderoso, adornar, ect.

 El conjunto de su obra consiste en objetos perfectamente almacenables, conservables, transportables y por lo tanto: comercializables. Se publica un catálogo razonado de toda su obra fotografiada en varios tomos, para que quede claro lo que es y lo que no es, o lo que es lo mismo, lo que vale y lo que no vale. Un poco como los catálogos de sellos que emplean los filatélicos.No es, sociológicamente hablando, una artista muy distinto de lo que sería su antípoda, de lo que fue Sorolla en su época. Ambos son artistas deseados y adorados por la burguesía de sus respectivas épocas; Ambos tienen su museo personal y ambos han conocido el éxito fuera de sus fronteras. De lo cual me alegro.Hay una cosa que les diferencia y es la cara que pone el uno y el otro cuando les fotografían. El uno pone cara de cabreo, cómo si le debiésemos algo por el intenso sufrimiento que ha padecido por nosotros, y el otro posa sonriente y feliz disfrutando del éxito con sus amigos y su familia. A mí la teatralidad de las fotos del primero siempre me ha parecido muy cómica, esa cara de indio tomando bicarbonato, no se justifica a no ser por un estreñimiento crónico. Es una actitud muy eclesiástica, y por lo tanto muy eficaz para convencer, a los que no se lo toman a cachondeo como un servidor. A los hechos me remito.Y es que hoy los tiempos, aunque adelanten que es una barbaridad, son los de siempre. 
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

9 comentarios

anxova -

Perdona, blogia no acepta enlaces en html. Esta es la dirección de la web hartista:
http://www.hartismo.com

y el blog:
http://hartismo.blogspot.com

En octubre -dentro de nada- publicaremos el Manifiesto Hartista en la web, aunque ya se puede leer su introducción.

Cuando lo tengamos te vuelvo a escribir.

anxova -

Hola, Pepe, te he encontrado buscando algo de Tàpies para preparar un banner del Hartismo, que te invito a conocer.

Estamos preparando la presentación en sociedad de este movimiento artístico, que viene a ser semejante al Stuckism inglés, pero de aquí.

A mí siempre me ha mosqueado que un tío que hacía unos dibujos tan espantosos cuando publicaba en "Dau al Set" de repente cambie de estilo por el "informalismo" y, voilà!, tenemos un genio.

maria -

ola stoy hacinedo un trabajo y preguntaba si alguien podria ayudarme. Que representa, significa esta obra? gracias!

manuel allue -

Te descubrí (es un decir) hace unos días gracias a la columna que Ignacio Ruiz Quintano publicó en "ABCD". Y subrayé la cita sobre Tàpies, el indio y el bicarbonato. Hoy me he permitido comentarlo en mi blog y conservarlo guardado en mi fichero de transgresiones. Me ha gustado mucho.

Saludos.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Anónimo -

Antonio Lópeztambién lo ve muy claro, dice que es el a b c, que hasta los "ricos" lo entienden

pilar bellé -

Hola Pepe. Naturalmente yo te recuerdo, no se si tú a mi.Hemos coincidido alguna vez en algunas de esas reuniones llenas de amigos y de gente interesante (casi siempre) y el recuerdo que guardo,en serio, tiene que ver con las risas que eché contigo. Pues como creo que la vida está llena de "causalidades" te cuento: hace un par de días hablé de ti. Ahora estoy en la tele autonómica, haciendo las mañanas, ya sabes un magazine para el gran público y esas cosas. Tengo un espacio donde vienen cada semana personas (aragonesas si es posible) e interesantes. Gente con la que charrar un rato de forma distendida. Lo hemos puesto en marcha hace poco, y una de las personas de este corillo es Cristina Marín. Justamente le dije de traerte y me dijo conocerte mucho y que eras gran amigo de su padre. Total, yo que soy un desastre con esto de las nuevas tecnologías (de hecho, esto que estoy haciendo ya me parece tecnología punta), me he ido a Google y...me he encontrado con tu blog. No me lo he pensado y aquí estoy diciéndote que sería un placer tenerte en el programa una de estas mañanas y que aprovecho para decirte la emoción tan básica que me produjo mirar tus "puntos de vista", tus paseos, tu "Vedao" de Peñaflor y como quiera que se llamen esos cuadros que muestran campos y paisajes aragoneses. No es peloteo en absoluto, de hecho me reconozco una ignorante dentro del mundillo del arte, pero sí tengo el privilegio de contar con una tremenda sensibilidad y una impagable capacidad de emocionarme al contemplar determinadas cosas. No soy una experta, pero sin embargo me extasío mirando. ¿Es eso válido para ti?
Como me dijo un amigo neurólogo, tengo "algún cable pelado por ahí". Por cierto que él trató a Dalí de su depresión en su última etapa, vivió con él en Port Lligat y conoció de primera mano esos ultimos meses terribles y oscuros llenos de buitres y de historias dignas de novela negra.
Bueno Pepe, un placer saludarte. Espero de verdad darte un abrazo y tener la oportunidad de charlar pronto. Besicos. Pilar B.

Luis Augusto -

Lo que pasa es que el poderoso,como llamas, o su sinómimo :el burgués mamarracho es, en general, el que mantiene al artista y este señor,desde ese punto de vista, es un genio: Sabe vender su "nada" a muchos,muchísimos "zéntimos"...

Teresa -

Eso sí, al final conseguí entretenerme un poco acercándome a la gente, y escuchando lo que comentaban... la imaginación no tiene límites!

Teresa -

Pensé cuando vi el título que ibas a hablar bien de él, menos mal ;)

Hace unos años, me decidí a ver una exposición de su trayectoria en Barcelona, para paliar un poco mi ignorancia, y aunque ese día estaba especialmente contenta, salí desanimada, triste e incluso algo enfadada. Me sentí estafada, incluso siendo consciente de que "yo no entiendo"...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres