Blogia
pepe-cerda

Cuando la realidad exagera.

Una particularidad de las guerras y de las crisis es que la realidad exagera. Al contrario que en tiempos de aburrida bonanza y felicidad en los que hay que exagerar la realidad para hacerla interesante, en los tiempos de verdadera zozobra hay que mitigarla para hacerla digerible. No hay más que echar un vistazo al modo aséptico con el que la prensa ha tratado las inmolaciones de los desahuciados,¡quemándose a lo Bonzo!, para probar que lo que digo es cierto. Nuestra sociedad del analgésico no está preparada para soportar el verdadero drama. Lo toleramos y aplaudimos en la pantalla de cine, en un libro, a miles de kilómetros, pero no en la puerta de al lado.



Ahora la totalidad de los que esto lean tienen el drama encima, o tan cerca que pueden sentir su fétido y caliente aliento en su nuca. Cuando la realidad exagera los gobernantes y los privilegiados se esfuerzan en ocultarla con literatura, con palabrería en definitiva. Por esto es ahora cuando los verdaderos escritores han de dar fe de tanto sufrimiento intentando ser fieles a su asco y a su miedo.



Dicho está.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

Anónimo -

Ya está, Enrique. Que mi ordenador está tomado por los duendes.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

enrique -

tus muchos lectores agradecemos que retomes la confección de estas píldoras

Luis Picas Jufre -

Tienes razón que los medios minimizan a posta la cruel realidad de todos aquellos que padecen gravemente la crisis, económica y de valores.

La crisis económica tiene relativamente pocos responsables, algunos de ellos seguro que con responsabilidad penal.

La crisis de valores sobre la que podríamos cimentar un cambio, y poner a trabajar los valores auténticos, y dotarlos de su verdadera dimensión (aparcaríamos los viejos valores)son la única oportunidad que tenemos como sociedad para salir para adelante. Esto va para muchos años, la anestesia es profunda.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres