Blogia
pepe-cerda

Entrevista a Santiago Sierra.

"La democracia es una estafa, es la dictadura perfecta"

Entrevista a Santiago Sierra (El País):

Pregunta. No abundan los casos de artistas que hayan renunciado a la púrpura de los premios oficiales (Sartre y el Nobel, Godard y el Oscar honorífico). ¿Por qué decidió rechazarlo?

Respuesta. Creo haber expuesto con mucha claridad mis razones en mi carta a la señora González-Sinde. No obstante, y por explicárselo de otro modo, digamos que ni por treinta ni por ochenta mil euros le daré nunca la mano a cómplices de la incoherente barbarie bancaria y militar, ni tampoco a gente que trabaja activamente contra el bien común.

P. ¿Era consciente del revuelo que se iba a armar?

R. Esperaba ser descuartizado como en otras ocasiones. Por el contrario mi correo está bloqueado con felicitaciones procedentes de todo el mundo. Creo que somos muchos los que estamos hartos ya de estar hartos de una casta política que se turna en el poder con el único objetivo de explotar a la población y ponerla al servicio de intereses privados.

P.Según ha explicado la ministra, cuando se lo comunicó usted respondió que estaba profundamente agradecido. No entiende que renunciara 24 horas después.

R. La ministra dice la verdad, estoy sinceramente agradecido a los profesionales del arte y la cultura por la decisión tomada. Lo digo sin ningún tipo de ironía.

P. En uso de su libertad, denuncia un Estado cómplice de las guerras, responsable de desmontar y liquidar del Estado de bienestar... Supongo que habrá leído los comentarios de satisfacción que muchos han volcado en el blog...

R. La democracia es una estafa, es la dictadura perfecta. Se elige entre dos dictadores: uno que sonríe y otro que gruñe. Ambos tienen los mismos jefes. Han convertido las elecciones en un acto de adhesión al régimen. Y si tras sus campañas propagandísticas multimediáticas no tragas, te mandan a los antidisturbios y listo. No sé hasta cuándo vamos a soportar esto, realmente no lo sé.

P.También hay lectores de su blog que no entienden qué diferencia hay entre aceptar un Premio Nacional o el encargo para trabajar en el pabellón de España en la Bienal de Venecia. ¿Puede argumentarla?

R. Pues es muy simple de entender: en un caso te pagan por una reverencia y en el otro por hacer tu trabajo. Mi trabajo, evidentemente, no es hacer genuflexiones ante nadie.

P.Su trabajo ha tenido siempre un fuerte contenido político. ¿Cree que es cada vez más necesario que los artistas presten su voz a la realidad política?

R. Los artistas, como cualquier otro miembro de la sociedad, deben hacer lo que les plazca, es cosa de cada uno, y yo no soy quién para decir a nadie lo que debe o no debe hacer.

P. ¿Qué importancia da al mercado un artista como usted?

R. El mercado lo es todo y no parece haber mas allá.

P. Cultura ha manifestado su deseo de utilizar los 30.000 euros que usted rechazó en comprar obra de artistas españoles. ¿Le parece buena idea?

R. Sí, claro, es una idea excelente. El mundo del arte está completamente tieso, ya de paso que no se olviden de comprarme algo a mí también.

P. ¿Qué le inspira la masacre que acaba de ocurrir en el Sáhara?

R. Lo mismo que las de México, Guatemala, Brasil o África Central. Si me permite la expresión, son unos malditos hijos de banquero, es decir, todo es puro business.

P.¿Cómo está siendo su experiencia de trabajo en Sidney? ¿Puede detallar qué es lo que está haciendo?

R. En Australia estoy preparando una muestra en la Queensland Art Gallery de Brisbane, y también daré unas conferencias en los institutos Cervantes de Sidney y Camberra.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

4 comentarios

Inde -

Hay que joderse: ahora resulta que para poder criticar algo va a tener que irse uno del país, que si no, no se es consecuente. Mucha mala conciencia debe de haber por ahí para llegar a afirmar tal cosa. ¡Mecá!

Chus -

Desconozco los motivos de Sierra, pero en cualquier caso sus declaraciones son ciertas, y con eso nos debería bastar y hacernos reflexionar y mover nuestros posmodernistas culos. Quizás también Zola tenía motivos bastardos para defender a Dreyfuss, pero lo cierto es que si no llega a ser por él y otros intelectuales valientes lo hubiera pasado mucho peor. Pero, claro, eran otros tiempos, eran tiempos dónde una oligarquía política y económica controlaban el país, y, ahora no es así...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Ismael -

Querido Pepe, una de las cosas por las que no me suele gustar el arte conceptual y alrededores es que es un tipo de arte que apenas existe fuera de los presupuestos de las administraciones públicas, como es sabido. Esto, como es sabido también, genera un tipo de artista que ha de estar continuamente “mordisqueando” la mano que le da de comer (siendo ligeramente molesto y aprovechándose de la mala conciencia que a menudo tienen nuestros gobernantes demócratas y libremercantilistas –aunque se conocen pocos casos, desde luego, de artistas del primer mundo que se vayan a vivir a dictaduras, ni creo que Sierra abandone el ámbito de lo que él llama “estafa” de la democracia–). En ocasiones, cuando se sienten seguros en su situación, estos artistas hacen un poco de sangre en esa mano que mordisquean, lo que, en su osadía, los afianza en su servidumbre y los postula para posibles nuevos encargos.

Craso -

Con dos cojones, búfalo.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres