Blogia
pepe-cerda

Cinco días en Basilea.

Cinco días en Basilea. Estoy agotado. He visitado un montón de exposiciones: la de Matthew Barney en el espacio Schaulager, la antológica de Basquiat en la fundación Beyeler, la de Orozco en el Kunstmuseum, la de Rodney Graham en el Museum für Gegenwartskunst y el Vitra Desing Museum. Aparte de a la mía he asistido a las inauguraciones de: Art Unlimited, Art41 Basel y Liste 15. He visitado decenas de galerías con un montón de exposiciones. Y prácticamente nada de lo visto me ha impresionado o sorprendido. Y lo digo con profunda amargura. Nada me gusta más que sorprenderme. Me debo de estar haciendo muy mayor.

Todo lo visto ya lo había visto hace ya mucho. Y esto no sería importante si no fuese porque casi todos los miles de objetos artísticos que he visto pretendían sorprender y conmover de un modo nuevo. Lo único que me ha conmovido, como siempre lo han hecho son los paisajes de Ferdinan Holder, pero estos paisajes me tenían que haber conmovido hace cien años.

A juzgar por los miles de visitantes emocionados con los que me he cruzado estos días el equivocado he de ser yo. Pero la emoción no se puede fingir.

 Será una minusvalía con la que habré de seguir viviendo.

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

5 comentarios

69 -

A mí, lo que me agrada de veras, es encontrarme contigo.

anónimo -

madre-mía
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Ricardo -

Mi querido Pepito: Acabo de leer tus últimos comentarios sobre el viaje a Basilea. La sensación de monotonía que describes antes de salir me resulta enormemente familiar. Y la misma familiaridad he encontrado en tus comentarios sobre la falta de sorpresas a tu llegada. Lo mismo me está ocurriendo a mi en mi profesión...ya nada me sorprende, ni las enfermedades,ni los enfermos, ni las quejas de sus familiares, ni sus agradecimientos...y esta falta de sorpresas se traduce en un hastío que cuesta sobrellevar. Y entonces, entro en tu blog y me sorprende ver esta especie de conexión en los sentimientos que, a pesar de los años y las diferencias en nuestras respectivas formas de vida, seguimos teniendo...Nos estaremos haciendo viejos...En cualquier caso, es un alivio, aún hay algo que me sorprende. Estuve en París...pasé por la casa...joder...deberíamos darnos un homenaje este verano!!

nana -

Bienvenido Pepe. Que curioso esto de las coincidencias. Hace un mes descubrí al pintor que mencionas Ferdinand Holder, por un libro que trajo un compañero de estudio . Tambien a mí me impresionó, y de tal manera que copié un cuadro suyo. Se trata de un hombre sentado con una bata clara o albornoz. Tiene barba y el pelo un poco rojo y parece por su postura muy cansado. ¿Te suena?

TRACIO -

Ya has descubierto el único argumento de la obra.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres